Seguidores

Visitas

martes, 31 de julio de 2012

Capítulo 40

Holis!!! Este es el capítulo 40!!! :) Que de tiempo desde el primer capítulo :') Nunca pensé en llegar a esta cantidad de capítulos, hice tres novelas fallidas... La más larga que hice tuvo 12 capítulos... Pero esta novela es la primera que dura tanto y que escribo con todo mi cariño :) Pero... ¿Cuándo debe terminar? Los "conflictos" están arreglados y la situación estable, este no es el último capítulo pero desgraciadamente dentro de poco tiempo creo que la terminaré... Espero que os guste el capítulo
-------------------------------------------------------------------------------

[Narra Sandra]

Entraron por la puerta, Maura y Bobby, ¿dónde estaban Niall y Greg? Yo fui a recibirles y a darles dos besos a los padres de Niall.
Nos dimos dos besos y yo desconcertada miré con la mirada hacia fuera de casa, Niall y Greg estaban tirados por el suelo partiendose de risa.
-Ellos son así -dijo Maura con una pequeña sonrisa-.
Entraron abrazados a casa.
-Bueno, familia, os presento a Sandra, mi novia -dijo Niall todo feliz-.
-¿En serio es tu novia? -dijo Greg- Porque nos lo has dicho unas mil veces desde el aeropuerto.
-Ya, bueno, es que -dijo Niall poniéndose rojo-.
-Es que está enamorado -dijo Maura abrazando a su hijo-.
Los padres de Niall están separados pero se llevan bien, además hay que celebrar el Año Nuevo en familia.
-Mamá, el pavo está en la cocina, listo para que lo prepares -dijo Niall-.
-Pero ahora hay que comer, aún no es hora de hacer la cena -dijo ella-.
-Niall siempre con hambre... Yo prepararé la mesa -dije resoplando-.
Los tres hombres se sentaron a ver la televisión con una cerveza en la mano.
Puse el mantel de siempre en la mesa con los cubiertos, servilletas y vasos, lo único que cambiaba es que eramos 5 personas.
-Sandra, ¿dónde están las toallas limpias? -dijo Niall-.
-En la planta de arriba -dije desconcertada, él lo sabía de sobra-.
-¿Me traes una, porfi? -dijo haciendo pucheros-.
-Está bien.
Subí, abrí el cajón del armario y cogí una toalla, al darme la vuelta me encontré a Niall. No habló, se limitó a besarme.
-¿Qué haces? -dije divertida-.
-Besar a la mujer de mi vida -dijo él dándome otro beso-.
-¿Pero por qué aquí?
-Cariño, mi familia está abajo, me da corte -dijo-.
Le di otro beso, él puso sus manos en mi cintura.
-Te amo -dije-.
-Te quiero y de adoro -dijo Niall dándome besos en el cuello-.
-¡Qué pastelosos! -dijo Greg, estaba en la puerta-.
Niall quitó las manos sobre mí.
-¡Greg! Esto es privado.
-Está bien, ya me voy -dijo-.
-Que corte -dije-.
-¿Dónde lo habíamos dejado?
Un beso largo con una guerra entre nuestras lenguas, una sonrisa mía cortó el beso, pero nos dimos otro.
-Por cierto, esta mañana me he encontrado con una amiga tuya, María.
El rostro de Niall cambió por completo.
-¿María? -dijo Niall-.
-Me dijiste que no conocías a ninguna y es tu mejor amiga, menuda memoria -dije-.
-¿Os saludastéis o qué? -preguntó Niall, estaba serio-.
-La invité a tomar un café, estuvimos hablando un buen rato.
-¿Qué te contó ella? -Niall parecía nervioso-.
-De vuestra adolescencia y de nosotros, nada especial. Cariño ¿qué te pasa? -dije-.
-Nada...
-Venga, dímelo.
-Pues... Verás... -comenzó a decir-.
-¡A comer! -dijo Maura, interrumpiendo nuestra conversación-.
-Luego hablamos -dijo aún serio-.
-Me estás preocupando.
Comimos entre risas, me contaron anécdotas de cuando Niall era pequeño, a mí me hacía mucha gracia pero Niall estaba rojo como un tomate aunque también se reía.
-Ahora los hombres recogen -dijo Bobby-.
Maura y yo nos sentamos en el sofá, ella se puso la tele mientras que yo cogí mi móvil.
-¿Sabes? Eres una chica encantadora, eres perfecta para Niall -dijo de repente Maura-.
-Ohh, muchas gracias -dije dándola un abrazo-.
-Niall nunca ha estado con novia ninguna Navidad ni Año Nuevo, y esta Navidad no hemos visto a Niall, estuvimos en Irlanda.
-¿No pasastéis la Navidad con Niall? -dije sin creerlo-
-No... Nos dio mucha lástima no poder ir pero los vuelos estaban completos.
-Ahora vuelvo, Maura.
Fui a la cocina, donde Niall, Greg y Bobby limpiaban.
-Niall, ¿podemos hablar?
-Claro, dime.
-En privado...
Niall salió de la cocina y fuimos a nuestra habitación para hablar tranquilamente.
-¿Qué sucede? -preguntó él-.
-Eso me gustaría saber... No pasaste la Navidad con tus padres... ¿Por qué me dijiste que sí?
-Eso es de lo que te iba a hablar esta mañana. Es una larga historia... -nos sentanos en la cama- Iba a pasar la Navidad solo, estaba con depresión porque no hacia otra cosa que no fuera pensar en ti... Ese día María me llamó, pasé la Navidad con ella y con sus padres.
-Pero eso a mi no me molesta, es tu mejor amiga -dije-.
-Ya... Pero al irme la besé -dijo Niall agachando la cabeza-. Creí que tú me habías olvidado y creí que debía hacer lo mismo...
-Tú y yo no estabamos saliendo...
-Lo sé... Pero aún así me siento mal -dijo, se miraba los pies-.
Con un dedo subí su rostro hasta la altura del mio, me acerqué lentamente y nos dimos un lento beso.
-No te sientas mal, eres humano, no intentes ser perfecto -dije-.
-Tú eres perfecta -dijo Niall robándome un beso-. Pero anter de ayer me encontré con María y lo hablamos, está todo arreglado.
-Te iba a decir que te quiero, pero creo que con un simple "te quiero" no expresaría todo el amor que siento hacia ti.
Se pasó la tarde rapidísima, llego la cena. Nos vestimos de gala y cenamos el delicioso pavo de Maura y celebramos el Año Nuevo en familia, porque a decir verdad es como si ya fuera parte de la familia Horan. Por supuesto que llamé a mi familia, pero estaba muy feliz con Niall... Tenía que volver a la Universidad en Enero... ¿o no?

domingo, 29 de julio de 2012

Capítulo 39

Hola! Ahora me doy cuenta de que no saludé en el capítulo anterior jeje Bueno el capítulo de hoy es muy normalucho, un poco caca... pero bueno, espero que aún así os guste :) Y en cuanto a la novela de Harry ¿ideas para el título? Graciaaaaas :) Bye!
-------------------------------------------------------------------------------

[Narra Sandra]

Me desperté, estaba durmiendo con Niall en la casa de Zayn, en un incómodo sofá, que dolor de espalda. Todo el mundo estaba dormido, menos Paula que estaba viendo la tele, me acerqué a ella.
-Buenos días.
-¿Qué tal?
-Agotada -dije sentandome en el sofá a bomba-.
Ella se rió.
-¿Quieres que te preste algo de ropa? -me preguntó ella-.
-Vale.
Subimos a su habitación, Zayn dormía como un lirón, abrazado a las sábanas.
Paula me dio unos pitillos negros y una camiseta blanca con un corazón rosa que ponía "Truth".
-Me encanta, mañana te lo devuelvo -dije-.
-Eso decías con 14 años y me devolvías la ropa a los dos meses -dijo Paula, yo me reí-.
Bajamos abajo a desayunar, unas galletas de chocolate y un vaso de leche, Niall llegó a la cocina.
-¿Has olido el chocolate, pequeño duende? -dijo Paula riéndo-.
-Sí jeje -dijo quitándome la galleta que iba a coger-.
-Hey! -dije yo-.
Terminamos de desayunar y Niall y yo volvimos a nuestra casa.
-Bienvenida de nuevo, pequeña -dijo él cargando con mis maletas-.
-No soy pequeña... -me acerqué a la tele y la encendí- ¡Bob Esponja!
Niall no paraba de reirse.
-Ya veo que no eres pequeña -dijo con una carcajada-.
-No soy pequeña para lo que quiero, y yo te quiero a ti -dije sonriendo-.
Él se acercó a mí y me besó dulcemente.
-Me apetece darme un paseo por las calles de Londres, echo de menos todo esto, ¿te vienes conmigo? -dije-.
-Se me ha olvidado contártelo, mis padres y mi hermano vienen a celebrar el año nuevo aquí -dijo él-.
-Pues tienes que limpiar -dije mirando alrededor-.
-Lo sé.
-Pues suerte limpiando, me voy a dar un paseo -dije riéndo malvadamente, es decir, haciendo el tonto-.
-Cabrona -murmuró él-.
-Lo he oido, ¡yo también te quiero!
Niall rió y yo me cogí mi cazadora y mi bolso para salir.
Llegué al centro de Londres, estaba al lado del Big Ben, una chica se me acercó.
-Hola -dijo ella-.
-Hola ¿te conozco? -pregunté-.
-No, soy una amiga de Niall, me llamo María.
-Pues, encantada, yo soy Sandra. Iba a ir al Starbucks, ¿vienes conmigo? -dije-.
-Claro, vamos.
Nos sentamos en una mesa con dos Frappuccinos, ¡deliciosos!
-¿Desde cuando conoces a Niall? -dije tomando un sorbo de mi café-.
-Desde el instituto, siempre ha sido mi mejor amigo -dijo ella sonriente-. No le hagas daño, merece la pena.
-Lo sé, estoy muy enamorada de él.
-¿Cuánto tiempo lleváis?
-Nos conocimos en julio, pero pasamos todo el otoño separados, yo soy de España -dije-. El día de Navidad le mandé una carta felicitándole y él me llamó -María asintió bebiendo de su café-. Me reencontré con un exnovio y tenía unas intenciones distintas a las mías, Niall me salvó la vida por decirlo de alguna manera. Vino en Navidad a mi casa de España en helicóptero -dije emitiendo una pequeña risa-, me contó que se había aburrido en casa de sus padres y que tenía miedo por si me pasaba algo.
-Espera, ¿has dicho que celebró la Navidad en casa de sus padres? -dijo ella con el ceño fruncido-.
-Sí, él me dijo eso, ¿por?
-No, por nada -dijo terminándose su café-. Oye, me tengo que ir, podemos quedar otro día.
-Claro, bueno adiós -dije dándola dos besos-.
Yo me quedé en Starbucks terminando mi café.
Después volví a mi casa, con Niall.
-¡Vaya! Que limpio lo has dejado -dije mirando todo-.
-¡Exacto! Sin tu ayuda -dijo Niall-.
-No te enfades -dije avalanzándome sobre él y comiéndole a besos-.
-Es imposible enfadarte contigo -dijo sonriendo-.
-¿Quién va a preparar la cena? -dije-.
-Mi madre.
-Pobrecilla, la matas a trabajar.
-Es que su pavo está delicioso, ya lo verás.
Niall fue a recoger a su familia al aeropuerto, eran las 12 de la mañana y estaban a punto de llegar, yo me había quedado en casa.
Aún no había conocido ni a Maura (la madre de Niall), ni a Bobby (el padre de Niall), ni a Greg (el hermano de Niall). ¿Qué les habría contado Niall de mí? ¿Les caería bien?

sábado, 28 de julio de 2012

Capítulo 38

[Narra Sandra]

Abrí los ojos después de notar que alguien me acariciaba la mejilla.
-Ya hemos llegado a Londres, cariño -me dijo Niall-.
-¿Somos los últimos? -dije ya despierta-.
-No, tranquila, todabía no han abierto las puertas.
-Entonces me vuelvo a dormir -dije haciendo que Niall riera-.
-¿Tanto sueño tienes? -dijo él aún riendo-.
-Estoy vieja -dije con los ojos cerrados-.
-Pues si "vieja" quiere decir que estás preciosa, de acuerdo, estás "vieja".
No aguantaba más, abrí los ojos y le di un beso en los labios, había estado sin él durante demasiado tiempo, sin él y sin sus besos.
Una azafata dijo por megafonía que ya podíamos ir saliendo, Niall me cogió la mano y salimos del avión.
-No olvides que eres mía -me dijo él con una sonrisa, ¡me le comía!-.
Un pequeño grupo de adolescentes se acercaron a nosotros, querían una foto con Niall, yo las hice la foto.
-¡Muchas gracias! -dijeron ellas-.
Cogimos nuestras maletas y nos marchamos en un taxi, tengo amor hacía los taxis de Londres, son muy vintage.
Llegamos y... Un momento, ésta casa es la de Zayn.
-¿Qué hacemos aquí? -pregunté-.
-Están todos en casa de Zayn, para saludar y eso.
-¿Les has contado que hemos vuelto?
-No, se van a alegrar -dijo él dándome un corto beso en los labios-.
Llamamos al timbre, tenían la música altísima, nos abrió Zayn.
-¡¡Hola Nia... ¿¡Habéis vuelto!? -sin dejarnos hablar nos abrazó a los dos-. Venir, que se entere todo el mundo.
Pasamos a su casa, había montada una fiesta, había muchas personas, no sólo nuestros amigos, sino que también había gente que no conocía pero que me presentarían.
-Prestadme la atención -dijo Zayn-. ¡Chicas! ¡Chicos! ¡Louis! -dijo haciendo que todos nos rieramos pero que Louis le lanzara una botella de agua y le persiguiera, todo un espectáculo en sí-. Lo que quería decir es que Niall y Sandra vuelven a estar juntos -dijo finalmente Zayn-.
Niall me cogió de la mano y yo le sonreí, todo el mundo soltó un "Ohhh" Cris y Paula vinieron a recibirme y me dieron un abrazo. Después me di dos besos con los chicos, y también con Danielle y Eleanor.
Eran las 7 de la tarde y había más gente, yo me acerqué a la barra a coger una copa.

[Narra Niall]

Me lo estaba pasando genial, y pensando que nada podría salir mal en la fiesta estaba aún más feliz. Tenía algo de calor, así que me acerqué al jardín a respirar aire puro.
Pero vi a alguien, estaba fumando, que bien ya no tengo aire puro, odio que la gente fume.
Además de fumar parecía que estaba llorando, me acerqué a ella.
-Perdona, ¿qué te pas...
Ella me miró haciendo que no terminara la frase, era María, tenía la cara llena de rimel corrido.
-¿Desde cuando fumas? Nunca has fumado -dije-.
-Lo sé -dijo ella dando otra calada y tosiendo-.
-No puedo verte así -dije y la quité el cigarro pisándolo-. No dejaré que te mates a ti misma.
-Tú ya me has matado -dije ella volviendo a llorar-. ¿Para qué me besas? ¿Soy un segundo plato o qué?
-Mi intención no era hacerte daño -dije séntandome a su lado-.
-Yo nunca había pensado en nosotros como pareja, pero cuando me besaste, me lo imaginé y creo que me entusiasmé demasiado.
-Lo siento mucho, de verdad -dije arrepintiéndome-.
-¿Recibiste mis mensajes? -dijo ella más calmada-.
-Sí... Pero no atreví a contestarte.
-Niall, somos amigos, por favor, no quiero que una situación así arruine nuestra amistad.
-Está bien, yo opino lo mismo, y vuelvo a decir que lo siento -dije con media sonrisa-. Encontrarás a tu chico perfecto.
Nos abrazamos, ella se fue al baño y yo a continuar la fiesta. Vi a Sandra bailando y me acerqué a ella.
-¿A qué no te atreves a bailar encima de la mesa? -la dije-.
-¿Quieres verlo? -dijo ella desafiante-.
Asentí, ella se subió a la mesa y pidió que la pusieran una canción con marcha, Danielle se subió con ella y se pusieron a bailar. Estaban algo pedo, no paraban de reirse.
-¡Niall sube! -gritó ella-.
Enseguida todo el mundo se puso a animarme para que me subiera, acabé aceptando. Nos quedamos Sandra y yo arriba de la mesa, y nos pusieron "I'm sexy and I know it". Empezamos a hacer el tonto, yo bailando fatal y Sandra riéndose a más no poder.

Capítulo 37

Hola!!! Una cosita, cuando esta novela acabe (dentro de mucho jeje) haré otra :) En otro blog, aquí permanecerá esta historia, y si tenéis alguna idea para el nombre del blog me lo podriáis dejar por comentarios :) Será de otro de los chicos, seguramente Harry, y también quiero saber si os gustaría leerla y esas cosas jajaj :-) Espero que os guste el capítulo de hoy. Love!
----------------------------------------------------------------------------

[Narra Niall]

Nos dormimos, al día siguiente habíamos decidido ir al cine.
-Venga dormilón -dijo Sandra lanzándome un cojín y despertándome-.
-¿Eing? ¿Y mi pizza?
-¿Estabas soñando con Nandos?
-No... Bueno, quizás un poquito -dije, Sandra rió-.
-Anda, tontorrón, venga que llegamos tarde a la peli -dijo Sandra-.
Me levanté de la cama y me volví a poner la misma ropa, no tenía ropa mía. Fui a desayunar a la cocina, Sandra había hecho unas tostadas.
-¿Vas a llevar siempre la misma ropa? -preguntó ella riendo-.
-Me tendrás que comprar ropa nueva -dije-.
-Hay algo de ropa que te puede valer en los primeros cajones de mi cómoda -dijo ella sonriente-.
Fui a su habitación y cómo me dijo ella había camisetas que no eran de la talla de Sandra, cogí una negra de los Ramones.
-¿Qué haces con esta ropa? -pregunté divertido-.
-Me gusta estar en casa con solo una camiseta, así que la uso de vestido -dijo riendo y dando un sorbo de su café-.
-Ya decía yo que olía mucho a tía -dije haciendo que riera-.
Desayunamos y llegamos al centro comercial,más exactamente a las salas de cine, vimos la película, se trataba de Titanic, y en 3D, era una de mis películas favoritas, la había visto unas 30 veces... Soy un chico y ¿qué? Me encanta esta peli.
Al final de la peli vi a Sandra llorando.
-¿Estás bien? -pregunté muy bajito-.
Ella no contestó, se acurrucó entre mis brazos, mientras yo la acariciaba su pelo rizado que la llegaba hasta el final de su espalda.
-Tranquila, estoy aquí -dije mientras la daba un beso en el pelo-.
Terminó la película y salimos del cine cogidos de la mano.
-Lo siento por lo de antes -dijo ella sonriente, no parecía que hace unos momentos hubiera llorado-.
-No te disculpes.
-¿Vamos a comprarte un par de camisetas? -preguntó ella-.
-Claro, venga.
Entramos en Hollister, la tienda favorita de Sandra, a mí también me gustaba mucho aquella ropa. Cogió dos camisetas, una de cuadros y una sudadera sin capucha, esta chica tenía mucho estilo.
-¿Pasas conmigo a probarmelo? -dije-.
-Vale -dijo ella con una sonrisa enorme-.
Entramos en el probador, me quité la camiseta que llevaba y me puse por encima la camisa de cuadros. Sandra me abrochó los botones como si de un niño pequeño me tratara, nos reimos. Me fui a probar la sudadera y cuando me di cuenta Sandra se estaba quitando su camiseta y cogiendo mi camisa de cuadros.
-¿Qué tal? -dijo ella poniendo morritos sexys-.
-Te queda fatal -dije entre risas-.
-Mientes fatal, dame un beso.
-Vale, cumpliré tu deseo -dije acercándome-.
-No es un deseo, es una orden -dijo ella sonriendo-.
Pagamos y nos fuimos a su casa a guardar las últimas cosas, dentro de dos días nos íbamos a Londres. Terminamos de guardar las últimas cosas en la maleta y nos sentamos agotados en el sofá.
-Oye, antes llamó una tal María preguntando por ti. La dije que luego la llamarías -me dijo Sandra-.
-¿María? No conozco a ninguna, se habrá confundido -dije mintiendo-.
Pasamos los dos días entre mimos y besos, recibí dos mensajes de María en mi móvil, pero no los respondí.
"Llamame cuando puedas :)", "Necesito hablar contigo, podríamos quedar en Starbucks, besos".
Nos montamos en el avión, por suerte nuestros asientos estaban juntos.
Sandra se puso sus cascos y se quedó dormida, yo cogí un cuaderno y un lápiz que estaban en su bolso porque me aburría, dibujaría algún muñeco, pero el cuaderno estaba casi lleno, abrí la primera página, había una especie de poesía:
"Tus ojos me miraron,
esos ojos tuyos azules claros.
Tu dulzura de sonrisa,
le encanta a cualquier chica.
Yo no sé si te quiero demasiado,
o te odio por no estar a mi lado."
¿Se refería a mí? Seguí viendo algunas cosas, había dibujos de personas que no conocía, también había algunos paisajes que creo que eran de Madrid, ya había visto casi media libreta, había una casa dibujada con una valla en un bonito paisaje; pasé la página y ahí estaba yo, dibujado por ella, siguiente página, vuelvo a salir, sigo saliendo, en una página únicamente aparecen mis ojos, dibujados a color, ¿qué quería decir todo esto? ¿Tanto me había echado de menos? La verdad es que yo a ella mucho, ahora la veo durmiendo y parece feliz, como si todo fuera a la perfección... Soy tonto, intenté olvidarla con María y creo que se ha enamorado de mí, antes de subir al avión recibí un tercer mensaje de ella: "Hola otra vez! De verdad que necesito hablar contigo, cuando me besaste sentí un sentimiento que no había tenido nunca hacía a ti... Te quiero"
Y ¿qué hago yo ahora? Ella es mi amiga y no la quiero ofender ni nada, pero es que estoy enamorado de Sandra.

jueves, 26 de julio de 2012

Capítulo 36

He vuelto!!!!!!!! Y por fin os traigo el video de Niall, sorry por no ponerlo antes ;P Está al final del capítulo, besos!!! Creo que os va a gustar bastante el capítulo.
------------------------------------------------------------------------------------

[Narra Niall]

Aparqué y ayudé a Sandra a salir del coche.
Entramos en su casa y encontramos el cuerpo de Yon, aún respiraba pero no sabíamos qué hacer con él.
-¿Y si lo denunciamos? -dijo Sandra-
-Son las 5 y media de la mañana -dije-.
-Pues le dejamos en la habitación de invitados, pero le cerramos a llave.
-Vale... Y una botella de agua por si se despierta.
Le llevé arrastrandole hasta la habitación de invitados.
-Pufff, cuánto pesa, ¿me puedes decir dónde encontrar una manta?
-¿Para qué quieres una manta? -me preguntó Sandra-.
-Hace frío.
-Pero en la cama hay sábanas y manta -dijo ella-.
-No entiendo -dije confundido-.
-Oh venga vamos, no te voy a dejar dormir en el sofá.
-¿Qué? No, a mí me da igual, parece un sofá cómodo.
-Mi cama es de dos plazas, venga vamos -me dijo ella cogiéndome de la mano, no me lo esperaba, todo esto es demasiado para mí-.
-Gracias -dije-.
Nos tumbamos en la cama, bastante separados, tapados por la misma manta.
-¿Puedes dormir? -me preguntó ella-.
-No... -dije girando mi cabeza- ¿Qué tal por la universidad?
-Bien, he hecho bastantes amigos... ¿Y tú por Londres?
-Nada especial...
-No puede haber nada especial tratándose de Londres. Bueno, se te ha fastidiado la noche de Navidad por mi culpa ¿no?
-La verdad esque la cena ha sido bastante aburrida...
-Sandra -dije, lo que hizo que ella girara la cabeza- ¿por qué tienes una camiseta mía? -pregunté curioso-
No obtuve respuesta suya, volvió a girar la cabeza. Acto seguido se levantó y entró al baño. Había silencio absoluto hasta que escuché sus sollozos... Me levanté y di dos golpes a la puerta sin abrirla.
-Sandra, ¿estás bien?
Ella abrió la puerta, tenía lágrimas en los ojos, negó con la cabeza.
-Vamos a dormir -dije ofreciéndola la mano-.
Se enganchó a mi brazo, se paró en seco separándose de mí y se metió entre mis brazos, un abrazo que hacía meses que no sentía.
Nos tumbamos en la cama y nos dormimos.
Unos rayos de Sol entraron por la ventana, haciendo que poco a poco abriera los ojos, ¿qué ocurriría aquel día?
Me levanté de la cama, Sandra no estaba allí, estaba en la sala de estar hablando desde su móvil, no la interrumpí pero sí oí lo que dijo.
-Ya, ya, lo sé, le he intentado olvidar pero ¡no puedo! Le sigo queriendo, bueno luego te llamo, adiós.
Miles, ¿qué digo? Millones de pensamiento llegaron a mi cabeza, ¿lo que he oído era verdad? A lo mejor no se refería a mí, al rato de haber colgado hice como si me hubiera despertado para que ella no pensara que la había escuchado.
-Buenos días -dije-.
-Hola -dijo ella acomodándose el pelo-.
-¿A dónde tienes que ir? Estás muy guapa.
-Gracias, pues no había pensado ir a ninguna parte.
-Pues ahora ya tienes planes, -dije sonriendo-.

[Narra Sandra]

Durante todo este tiempo he podido pensar y al tener casa propia he tenido más tranquilidad y tiempo para mí misma. No fue fácil lo que ocurrió entre Niall y yo, yo quiero que él siga triunfando junto a One Direction y cuando tienes una relación todo, absolutamente todo, se complica.
-Y ¿de qué planes se trata? -pregunté-
-Es una sorpresa.
-Si tú no conoces España -dije riéndome-.
-Pero tengo a una guía.
Nos montamos en mi coche, se lo conté, me había sacado el carnet y comprado un coche de segunda mano.
Llegamos al centro de Madrid, pareciamos dos turistas como otros cualquiera.
Nos sacamos fotos, y comimos en un restaurante, se nos paso el día entero, eran las 8 de latarde y ya había anochecido, las luces estaban encendidas, dando un toque muy navideño. Llegamos junto al gigante árbol de Navidad, había un grupo de músicos que cantaban alegres canciones navideñas.
-Gracias por hacerme pasar este día tan maravilloso -dijo Niall-.
-Nunca habíamos pasado una Navidad juntos.
Mierda, mierda, mierda, eso no debí decirlo, eso parece cosa de novios... ¿En qué estaría pensando?
Unas campanas sonaron, la banda cantaría otra canción, esta vez parecía una bastante tranquila, Niall y yo nos miramos. Un Papá Noél felicitaba a todo el mundo con algunas cosas que vendía.
-¿Una flor para tu novia? -preguntó el Papá Noél-.
-Te pregunta si quieres comprar una flor -le traducí-.
Sacó dinero del bolsillo dándoselo al Papá Noél y cogiendo la rosa.
-Una rosa para otra rosa -dijo dándomela-.
-Gracias -dije sonriente mientras la olía-.
-¿Sabes que la gente se besa debajo del muerdago? -me preguntó hablando bajito-.
Miré hacía arriba, un muerdago cubría nuestras cabezas, nuestros ojos se miraban mostrándose la verdad que sentiamos el uno por el otro. Nos juntamos cada vez más, podiendo apreciar la respiración del otro, nuestras bocas se rozaron, acercándose más, hasta conectar con la otra persona.
Nuestros ojos permanecían cerrados disfrutando del momento.
-Te he echado de menos -le dije mirándole con los ojos brillantes-.
-¿Esto es una segunda oportunidad para ambos?
-Creo que sí, quizás debemos volver a intentarlo.
Nos volvimos a juntar en otro beso, decidimos volver a mi casa.
Abrimos la habitación de invitados, Yon no estaba y la ventana estaba abierta, se habría ido, quizás ya no volviera a por más.



lunes, 23 de julio de 2012

Capítulo 35

Hola! Ya que hoy es el segundo aniversario de nuestros niños hoy toca segundo capítulo en un día :) Sé que siempre os dejo con mucha intriga jijijiji
Orgullosa de ser Directioner y de nuestros chicos que siempre están FOREVER YOUNG ;P jaja
Y siento no contestaroa a vuestros comentarios, si queréis hablarme de algo en concreto enviarme un mensaje a liveyourdreamsallthetime@gmail.com os contestaré ;) Besazos!
--------------------------------------------------------------------------

[Narra Sandra]

Estaba en el suelo y Yon parecía estar demasiado borracho
-Quítate el vestido.
-No.
-Quitátelo ya.
-No.
Se avalanzó sobre mí, me rompió el vestido en dos dejándome desnuda, únicamente con la ropa interior.
-Para por favor -le dije llorando-.
Él cogió la escobilla del vater y me dio en el tobillo, no le vi, me dolía mucho, a penas podía moverme.
*Pum, pum, pum*
Alguien estaba dando golpes en la puerta.
-¡Sandra! ¡Sandra! -alguien gritaba desde afuera pero no sabía quién era-.
-Vaya, vaya, vaya, ¿han venido a salvarte?
Yon se dirigió a la puerta, dejándome encerrada en el baño y cogiendo mi vestido roto.
Me junté a la puerta para poder escuchar qué decían.
-Hola, mira que bonito el vestido de Sandra.
-¿Qué la has hecho? -¡¡era Niall!!-.
-Me vas a ahogar -dijo Yon casi sin poder hablar-.
-Es lo que intento -se escuchó un fuerte golpe-.
-Ahhhhh -expresó Yon con un grito de dolor-.
-Niall, estoy aquí -dije dando golpes en la puerta del baño y llorando-.
-Sandra ¿estás bien? -dijo desde el otro lado de la puerta-.
-Me ha roto el tobillo.
Niall pudo abrir la puerta de una patada, su cara fue un poema al verme desnuda, con un charco de sangre en el pie y llorando a más no poder.
Se agachó hasta donde estaba y me cogió en brazos.
Yo seguía llorando, abracé más fuerte a Niall, vi a Yon inconsciente en el suelo y con una mancha de sangre en el suelo.
-¿Cómo has venido hasta aquí tan rápido? -dije entre sollozos-
-Nunca confié en él, decidí venir, un amigo tiene un helicóptero y me ha traido.
-Gracias -dije abrazándole más fuerte-.
-Vamos al hospital.
-Traeme ropa por favor.
-Vale, espera aquí.
-No pensaba moverme -dije irónica-.

[Narra Niall]

Llegué a su habitación, su casa era nueva pero la encontré, pasé, había una cama de dos plazas,
Abrí su armario, había un montón de ropa, pero lo que jamás imaginé encontrarme era una camiseta mía. No importa qué camiseta era pero la cuestión es que ella la tenía. Le cogí unos vaqueros y una camiseta cualquiera.
Antes de salir de su habitación vi su mesilla. Aún conservaba el albúm de fotos que la regalé, lo cogí y un papel cayó de su interior.
Era el papel que le iba a dar antes de que se fuera, por alguna razón ella lo encontró...
Bajé y le di la ropa.
-Muchas gracias Niall –me dijo Sandra-.
-No importa, ahora vamos al hospital.
-¿Me apoyo en ti?
Negué con la cabeza, me miró extrañada y acto seguido la cogí en brazos. Se rió, por fin algo sale bien este día.
La puse en el asiento de adelante, de copiloto, llegamos al hospital. Estuvimos esperando un rato hasta que un médico nos dijo que pasáramos. La miró, la curó y la puso una venda. Por lo visto tenía un corte bastante grande y se había infectado. Yo me quedé en la misma habitación pero sentado en una silla, no podía pensar en otra cosa que no fuera ella.
Si... Si no hubiera llegado a su casa a tiempo no me quiero imaginar que hubiera pasado... Si no me hubiera mandado una carta no estaría con ella pues yo no la habría mandado el mensaje... Si sólo fuera una amiga no la tendría en mi pensamiento cada segundo de mi vida...
He intentado olvidarla... Sin conseguirlo... No puedo olvidarme de ella.
Si no la hubiera conocido, si no me hubiera abrazado en aquel hotel de Londres haciendo que mi corazón se acelerara y que la mirara con otros ojos.
Una lágrima cayó de mi mejilla... Besé a María, es preciosa no lo niego, la conozco de toda la vida, pero hay un problema... Sigo amando a Sandra.
La llevo mirando todo el rato, sonríe al doctor, gira la cabeza, me mira, también sonríe; no sé como lo hace, sonríe a pesar de los problemas, haciendo que parezca que todo va a la perfección mientras que yo me muero por dentro al pensar que no la puedo besar, no puedo sentir sus labios y los necesito tanto.
Salimos del hospital, conduje hasta su casa.
No puse la radio, la conversación que manteníamos era todo lo que querían oír mis oídos, su voz, lo que tanto necesitaba.

Capítulo 34

Hola!!! ¿Sabéis que día es hoy? 23 DE JULIOOOOO
:') Hoy es el segundo aniversario de One Direction
23 de Julio de 2010 a las 8:22pm fue cuando cinco chicos se juntaron y fueron One Direction.
Fijaros hasta donde han llegado, además ayer ganaron tres premios Teen Choice Awards :) Muy orgullosa de ellos.
Bueno ya podéis leer el capítulo :)
Besos!!!
---------------------------------------------------------------------------

[Narra Niall]

Pensé combatir mis miedos y mandarla un mensaje, ya que ella me había enviado una carta.
"Gracias por la carta y la foto :) Feliz Navidad"
A los 5 minutos me llegó un mensaje de ella.
"No te lo he dicho en la carta por si te molestaba pero el domingo 30 voy a Londres, espero que hablemos pronto".
Ya no aguantaba más, necesitaba oir su voz, marco su teléfono.
-Hola Niall -no había escuchado su voz en 4 meses-.
-Hola -dije algo nervioso sin saber por qué-, me parecía una tontería hablar por mensajes así que he decidido llamarte.
-Me parece genial.
-¿Qué tal la Navidad?
-Nada, como siempre con mi familia -mentí-.
-Yo también, aunque solo con mis padres.
-¿Sigues en casa de tus padres?
-No, estoy en mi casa, me la compré hace dos meses, tienes que verla, me encanta.
-Me encantaría.
-Espera que la música está muy alta -ella tapó el teléfono pero la oí-. Yon, baja la música.
-¿Yon?
-Sí, es un amigo, me lo he encontrado ahora al llegar a mi casa y le he invitado.
-Mmm, vale.
-Ahora vengo, voy al baño, dejo el móvil encendido.
Ella se fue y ese cabrón se puso al teléfono.
-Hola inglesecito de mierda, ¿me vas a obligar a no estar con Sandra ahora? Claro, como estás aquí, a mi lado.
-Primero, soy irlandés, montón de mierda.
-Y segundo, ¿me vas a pegar? -dijo afinando su voz-. Uy que miedo. Que sepas que me voy a llevar a Sandra a la cama.
-¿Qué dices gilipollas? Sandra no es una de esas chicas que se va con cualquiera.
-La palabra que buscas es puta.
-Como tu madre ¿no?
-Jajjaj sí que gracioso. Ah, aquí estás Sandra -dijo hablandome comosi fuera un amigo suyo-.
-¿Os estabais haciendo amigos? -escuché como decía Sandra-
-Sí, adiós Niall.
Sandra se puso al teléfono.
-Ya estoy, ¿de qué hablabamos?
-¿Está escuchando ahora ese tío?
-No, ¿por qué?
-Confía en mí, riete y hazte la graciosa, finje, por favor.
-Jaja sí, que gracioso, como siempre.
-Gracias, ese tío te quiere... te quiere... A ver como lo digo.
-Dilo sin más tonto.
-Te quiere follar.
-¿QUÉ? No me pegues esas bromas jjaja -dijo con una risa falsa-.
-Se está haciendo el amable, por favor no te dejes, va a intentar algo contigo, eso te lo aseguro.
-Vale, muchas gracias, mañana te llamo.
-Adiós.
Colgamos, no pensaba quedarme de brazos cruzados.

[Narra Sandra]

Espero que fuera verdad lo que me dijo Niall.
-Bueno, ¿qué quieres que hagamos? -dije sentándome en el sofá-
-¿Tienes vino? -dijo sentándose a mi lado, demasiado pegado a mi-
-Sí, ahora vengo -me levanté del sofá y pasé por delante de Yon, me tocó el culo pero lo dejé pasar-.
Cogí una copa y la botella de vino, yo no quería. Lo dejé en la mesa que teniamos enfrente y le serví un poco de vino.
-Ten -le dije dándole su copa y volviendome a sentar en el sofá-.
-¿Tú no bebes? -me preguntó tomando un largo trago de vino-.
-No -le dije apartándome un poco de él, estaba demasiado pegado a mí-.
-¿Sabes? Mi novia me ha dejado esta noche.
-¿Hoy? ¿En Navidad? -le dije sin creerlo-.
-Sí... Lo que me ha hecho estar un poco feliz es haberte encontrado esta noche y que hayas sido tan buena de invitarme a tu casa, eso hace que seas una muy buena amiga -dijo Yon-.
Seguimos hablando durante bastante tiempo, él no deja de beber vino. Ya pasó 1 hora desde que le invité a mi casa.
Él me puso su mano en mi cadera.
-¿Qué haces? -dije algo alarmada-.
-Ser un buen amigo -bajó su mano hasta mi pierna-.
-Para, por favor, para.
-¿O si no qué? -su mano siguió avanzando hasta mis bragas-. Piensa que soy más fuerte que tú, no podrás conmigo.
Le di un bofetón, quitó sus manos de mí.
-Vas a arrepentirte por haber hecho eso.
Corrí hasta el baño, intenté cerrar la puerta y echar el cerrojo pero Yon era más rápido que yo y puso su pie para no poder cerrar la puerta.
Entró dentro del baño, yo caí al suelo, estaba aterrada.

sábado, 21 de julio de 2012

Capítulo 33

Navidad, navidad lalalala ajajjaj Ya se que hace un montón de calor pero en la novela ahora mismo es Navidad ejjejej espero que os guste :)
Por fin ya sales María ajjajaj Y no me olvido de nadie, ya iréis saliendo ;) Besos! María guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa (lo ha escrito ella ajjaj)
------------------------------------------------------------------------------

[Narra Niall]

25 de Diciembre, la primera Navidad que pasaré solo. Recibo una llamada, miro el móvil, María, una antigua amiga del instituto.
-Hola! Feliz Navidad! -dijo ella con un gran entusiasmo-.
-No tan buenas para mí -dije con algo de tristeza-.
-¿Qué sucede?
-Corté con Sandra hace tres meses y mis padres no están conmigo para celebrar la Navidad.
-Lo siento mucho, ¿qué vas ha hacer hoy?
-Nada.
-No seas así, por favor, quiero ver al Niall feliz que conozco, vente a mi casa, estarán mis padres, os llevabáis muy bien, ¿te acuerdas cuando nos traían sandwiches para merendar cuando teniamos que hacer trabajos?
-Que recuerdos... Está bien, me paso por tu casa a las 8.
Nos despedimos, me dio su dirección, ahora vivía en Londres. Por un día estaría con la cabeza en otra cosa que no fuera Sandra, María siempre fue mi mejor amiga y lo seguía siendo aunque nos habíamos distanciado un poco.
En un par de horas desde que recibí la invitación ya estoy en casa de María. Me abren la puerta sus padres, María está en la cocina, la veo salir y me saluda desde lejos con la mano. Su madre se alegra al verme llegar y me besa efusivamente la mejilla. Su padre por su parte me ofrece la mano y me pide que le acompañe a la mesa, María se queda con su madre en la cocina. Nos sentamos en la mesa del comedor, su padre ve como miro a su hija.
-Esta guapa ¿verdad?
Mi limito a sonreírle, le vale como respuesta afirmativa, sonríe él también. Tan sólo un cuarto de hora después de mi llegada nos sentamos los cuatro a comer. Tal vez mi presencia un día tan señalado puede ser incómoda, pero descarto ese pensamiento. La felicidad de esa casa y la forma en la que me han recibido me impide tener ningún tipo de sentimiento negativo.
Su padre me ofrece vino, le digo que tengo que conducir, lo entiende, mira a su hija, a ella no se lo ofrece. No puede dejar de ver a María como su niña pequeña.
Son una buena familia, me tratan como a un hijo. Además hoy María está radiante, la veo feliz, por un momento me imagino formando parte de esa familia.
Pasamos un largo rato charlando, hablamos de todos los recuerdos vividos. La cena finaliza y me despido. Le doy un beso a su madre que me abraza sin que me dé tiempo a reaccionar. Su padre me da la mano.
María me acompaña al portal del edificio. Está lloviendo, pero no nos hace falta paraguas, la cornisa del propio edificio nos ofrece su cobijo. María está preciosa, lleva un vestido rojo de palabra de honor con vuelo en la falda.. El pelo suelto, acomodado a un lado, descuelga por su hombro derecho. El agua que fluye desde la cornisa nos hace estar más juntos para evitar mojarnos, casi noto su respiración. Hablamos en susurros.
-Y ¿qué pasó con tu novia? -mis pensamientos que por una vez no pensaban en Sandra ahora la recordaba gracias a María.
-Empezó la universidad y está en España, ambos sabemos que es muy díficil una relación a distancia.
-¿Aún la quieres? -preguntó ella-.
Me quedé callado.
-Creo que sí -me dijo María-.
-Pero ella me habrá olvidado... Pienso que es tiempo para un cambio. Pero ahora no hablemos de eso.
Empezamos a hablar de tonterías y jugando, por lo que acabamos bajo la lluvia, estabamos empapados y nuestras respiraciones aceleradas, tan cerca que con un poco de brisa nuestros labios se juntarían, cinco centímetros separaban nuestros labios.
-Niall... Creo que no deberiamos hacer esto -dijo María seria, separándose un poco de mí-.
-Necesito olvidarla -dije con rabia y cogiendola por la nuca hasta que nuestros labios se juntaron-.
-Feliz Navidad -dijo María entrando corriendo a su casa y dejándome solo bajo la lluvia-.
Volví a mi casa, había una carta en el buzón, la cogí desinteresadamente.
Me desnudé y cogí una toalla para secarme de la lluvia, me quedé unicamente con la toalla y cogí la carta, suponí que sería otra felicitación de Navidad y así era.
"Hola Niall, llevamos casi 4 meses sin hablarnos a pesar de que nos dijimos que mantendriamos la comunicación...
Creo que deberiamos hablarnos, o al menos escribirnos. Voy muy bien en la universidad, ahora estoy de vacaciones, celebraré la Navidad con mis padres. Me he comprado un piso para vivir yo sola y sigo siendo Directioner, eso siempre, y día a día veo que vais a la cima :) Feliz Navidad"
Una lágrima cayó por mi mejilla hasta llegar a la carta, le fui a guardar en el sobre cuando me di cuenta que había algo más.
Una foto, salía Sandra sonriente con un gorro de navidad, tenía el pelo más largo. Seguía igual de guapa.

viernes, 20 de julio de 2012

Capítulo 32

Hola!!!! El capítulo es algo corto pero el de mañana es bastante largo. Y no sé que más deciros así que... Alé! A leer :) Y gracias por las que me habéis felicitado :)
--------------------------------------------------------------------

[Narra Sandra]

Comencé a leer:
"Te estarás preguntando por qué este papel está en tu maleta. Siento haberme mostrado tan seco ayer y hoy. Ya te echo de menos y se me va a hacer muy duro llamarte... Espero que no te enfades pero creo que no te voy a llamar, ahorrate los insultos."
Niall quería haber metido el papel en mi maleta pero... ¿Por qué no lo hizo? Debajo había una frase con un tachón de Tippex... Si le das la vuelta al papel se lee lo que ponía... I LOVE YOU
Me guardé el papel, puse reproducción automática y sonó "Boyfriend", después "Rolling in the Deep" y después... Una grabación que no recordaba, eramos Niall y yo.
-Di algo -decía yo-.
-¡Hola! -decía gritando Niall-. Me merezco una recompensa, ¿qué tal un beso?
-¿Por decir sólo una palabra?
-Hola! ¿Qué tal? ¿Mejor?
-Ven aquí, tonto -sonó un beso-.
Terminó esa grabación y sonó "Moments". Siempre ha sido una de mis canciones favoritas, con canciones lentas es cuando pienso acerca de mi vida... ¿Volvería a ver a Niall? ¿Me querrá? Aunque sea como amiga... Cerré los ojos, empecé a pensar en todos esos momentos (sentir la indirecta por la canción), en el primer momento cuando conocí a Niall, cuando le veía por videos mucho antes de conocerle, cuando nos fuimos a vivir juntos y cuando toda nuestra ropa estaba al final de la cama. Me sentía rota, ¿era una broma todo esto? ¿Era un sueño? ¿Me despertaría y Niall estaría a mi lado?
El avión hizo que saliera de mis pensamientos, aterrizó.
Hola nueva vida...

[Narra Niall]

1 hora desde que Sandra se fue y la echo de menos... ¿Por qué no he luchado más por ella? En cierta parte, ambos sabemos que las relaciones a distancia son imposibles, pero una parte de mi cuerpo decía "Quédate, serás mi princesa y viajarás conmigo a todas partes porque siempre estaré a tu lado".
Siempre... Eso me recordó a Sandra, en la pulsera que la regalé, en nuestro albúm de fotos...
En unos días sería mi cumpleaños... Menudas ganas tenía de celebrarlo.
Esto no es estar unos días sin ella y volver a verla con todas mis ganas para poder besarla, no, esto es estar una eternidad sin ella sin verla como mi novia, viendola como una amiga, o al menos eso debía intentar.
El tiempo pasaba, el verano acabó, las hojas de los árboles empezaron a volverse rojas y amarillas, más tarde se caían de los árboles hasta quedarse desnudos. Y mucho más tarde se cubrían de nieve...
24 de Diciembre. Louis se fue por Navidad junto a Eleanor a Francia, habían estado allí 2 veces pero decidieron ir otra vez.
Danielle y Liam preparaban su boda, lo hacían con tranquilidad, la querían celebrar en Febrero pero ya tenían muchos nervios.
Y los demás seguían felices, todos menos yo... ¿Qué sería de Sandra? ¿Por qué era yo un cobarde y no la llamaba? Ella tampoco lo hizo, la verdad no sé por qué.
Yo estaba en Londres, deprimido, y mis padres y familia en Irlanda. No iba a celebrar la Navidad con ellos, no pensaba celebrarla.

miércoles, 18 de julio de 2012

Capítulo 31

VAS HAPPENIN!!!!!!????? Ajjajaja ¿Qué tal? Lamento deciros que las cosas no van muy bien... La novela a veces es así, a veces las cosas van bien y otras mal... Bueno, leer vosotras mismas y no me matéis por lo que pasa en el capítulo de hoy ;P Besos!!
MAÑANA ES MI CUMPLE LALALALAALA JAJAJAJAJAJ ESTOY COMO UNA CABRA Y VOY A POR LOS 14 AÑOS ENFIN. JAJAJAJ BYE BYE
------------------------------------------------------------------------

[Narra Sandra]

Pasó una semana, estabamos muy felices pero debía decirle a Niall que me tenía que ir a España...
-¿Quieres que demos una vuelta por el parque? -le dije a Niall-
-Vale, voy a por una gorra.
Dimos una vuelta por el parque cogidos de la mano, decidimos sentarnos en un banco a la orilla de un lago.
-Niall, debo contarte algo.
-¿Qué es lo que pasa?
-Tú te ganas la vida como cantante en One Direction, como los chicos, pero... Yo en realidad no soy nada en la vida, soy tu novia pero yo necesito saber hacer algo.
-¿Qué me intentas decir?
-Me han dado una plaza en una de las Universidades más importantes de Madrid, se necesita una nota muy alta y la obtuve.
-¿Quieres decir que te tienes que marchar? -me preguntó Niall, yo me limité a asentir-.
-Niall, yo...
-No hace falta que sigas... Pero ¿qué pasará con nuestra relación?
-La verdad es que no lo sé.
-Me puedo mudar contigo a España y... -dijo Niall, no le dejé continuar-
-¡No! No te dejaré hacer eso, si es necesario que rompamos lo haré, tu carrera como músico no la puedes perder.
-¿Entonces?
Le abracé, creo que entendió que en ese preciso momento ya no eramos pareja, solo amigos.
-¿Nos llamaremos? -pregunté-.
-Claro -dijo algo inseguro-. Voy a dar una vuelta por el parque a solas, no te parece mal ¿verdad?
-No, tranquilo, yo me voy a casa, voy a recoger mis cosas.
Lloré durante todo el trayecto hasta casa, cuando llegué, cogí mi maleta y empecé a guardar todas mis cosas. Los vestidos, las faldas, pantalones, camisetas... La ropa de Niall y mía la teniamos en el mismo armario y sin querer cogí una camiseta suya, me di cuenta y decidí quitarla de mi maleta, pero una parte de mi corazón me impidió hacer eso, me la guardé al fondo de la maleta.
También me guardé el albúm de fotos que me regaló Niall, fueron muy buenos momentos. Terminé de guardar todas las demás cosas, mi portatil, mi iPad y algunas cosas más.
Niall llegó y subió a la habitación dónde yo estaba.
-Y ¿cuándo te irás?
-Me iría en una semana pero voy a adelantar el vuelo, tengo que comprar libros y quiero hacerlo antes de que empiece la Universidad.
-De acuerdo... Si quieres que te ayude a algo estoy en la cocina.
-Vale... Gracias.
Toda esa conversación se me hizo demasiado triste, no había sentimiento alguno en sus palabras.
Llamé para que me adelantaran el vuelo, en dos días estaría en España, me quería centrar en mis estudios.
Pasó un día. Apenas hablaba con Niall, únicamente de qué ibamos a comer y alguna cosa sin importancia. Llamé a Paula y Cris para despedirme de ellas y que vinieran a casa, también vinieron Eleanor, Danielle, Louis, Zayn, Liam y Harry.
Acabé llorando. En un momento de la noche Niall subió arriba... Llamadme cotilla pero quise saber que iba a hacer.
Entró en nuestra habitación... En su habitación más bien, aunque tenía mi maleta ahí.
Cogió un trozo de papel, escribió algo bastante largo, lo arrugó y lo tiró al suelo. Se puso a llorar, todo esto lo estaba viendo por un pequeño hueco en la puerta.
Bajé abajo, junto a los demás, al rato Niall bajó.
Terminó el día, mañana a las 11 de la mañana cogía el vuelo. Yo no tenía carnet de conducir, Niall sí, pero no se lo había pedido.
Bajé a desayunar, Niall estaba desayunando ya, movió su mano en gesto de saludo, yo le sonreí.
-Niall... Si no te molesta mucho, me gustaría que me llevaras al aeropuerto.
-Vale -contestó secamente-.
Terminé de desayunar, apenas tenía hambre, subí para cambiarme de ropa. Fui a coger la maleta y... Me encontré el papel que Niall había escrito la noche anterior. Lo cogí y rápidamente me lo guardé en el bolsillo del pantalón ya que Niall había entrado en la habitación.
Cogí la maleta, pesaba mucho.
-Trae, que te ayudo.
-Gracias -dije volviendome algo roja-.
Llegamos al aeropuerto, y Niall me volvió a ayudar con la maleta.
-Creo que esto es una despedida -dije-.
-Voy a echarte de menos -me dijo Niall, se acercó a mí y me dio un corto abrazo, se giró rápidamente y se marchó-.
Me acomodé en el avión, escuché algo de música y cuando llevabamos media hora de vuelo me acordé de la nota de Niall... ¿Qué pondría?

Capítulo 30

Siento no haber puesto capítulos en estos días, perdóóón :D Besos!!
----------------------------------------------------------------

[Narra Sandra]

-Tengo sueño -murmuró Niall-.
-Y yo, pero no puedes conducir.
-¿Dormimos en el coche?
-Vale.
Llegamos al coche, nos metimos en la parte de atrás. Primero se tumbó Niall y luego yo, él me agarraba de la tripa para que no me cayera ya que el espacio era muy reducido, por lo que estabamos realmente muy juntos.
Nos despertamos a las 6 y media de la mañana debido a un ruido, salimos del coche.
-Qué romántico, el amanecer.
Niall me tendió su mano y yo le agarré, nos subimos arriba del coche. Un cielo oscuro iba dejando paso a uno claro y resplandeciente.
-Niall, no te alarmes, es sólo una pregunta pero... ¿Qué piensas sobre las relaciones a distancia?
-Que no funcionan... Pero yo siempre voy a estar aquí, pequeña -dijo Niall dándome un beso en el pelo-.
"Tú vives en Londres pero yo empiezo la universidad en Madrid en Septiembre", pensé. ¿Cuándo se lo diría? Si cuando me fui dos semanas él quería venir conmigo y no ir a los conciertos con los chicos. Y esto era durante 4 meses, ¿qué iba a pensar Niall? ¿Dejar el grupo? No le pensaba dejar hacer eso ni loca. Para colmo empiezo el 13 de Septiembre... El cumpleaños de Niall. Era 30 de Agosto por lo que me quedaban 14 días.
Volvimos a nuestra casa, y por fin, a nuestra habitación.
-Entonces ¿te acuerdas de todo?
-Sí -dijo dándome un beso en la frente-. Y lo de la chica a la que besé... Yo sólo podía pensar en ti y ella llevaba un vestido como el de nuestra primera cita... Te quiero tanto.
Me junté a él y nos besamos apasionadamente, por fin, teniamos un momento de tranquilidad.
Seguiamos besándonos, beso a beso nuestra ropa fue desapareciendo. Estábamos tumbados en la cama y seguiamos besándonos, únicamente en ropa interior.
Niall me quitó el sujetador, y así continuamos. Dos cuerpos desnudos en la misma cama queriendose el uno al otro, buscandose, amandose, disfrutando de este momento.
Dos cuerpos que se hicieron uno. Fue mi primera vez, y era con él, con Niall, el hombre que hacía que me sintiera la mujer más feliz del mundo.
Nos durmimos juntos ya que la noche anterior apenas durmimos una hora u hora y media.
Las 4 de la tarde, no habiamos ni desayunado ni comido pero seguiamos abrazados. Me sonaba la tripa, tenía un hambre terrible. Me levanté de la cama y cogí una camiseta cualquiera.
-Buenos días -le dije acercandome a él para poder besarle-.
-Pues una camiseta mía.
-Está bien -dije riéndome-.
Cogí un polo rojo, ya que era una camiseta bastante larga.
Pidimos una pizza para comer, nos moriamos de hambre.

domingo, 15 de julio de 2012

Capítulo 29

Hola!!!!! Hoy capítulo largo, creo que os va a gustar bastante jeje 
Leer vosotras mismas, besos!!!!
----------------------------------------------------------------

(Narra Sandra)

28 de Agosto, mañana sería el cumpleaños de Liam siempre lo celebraban junto al de Niall.
Me desperté al lado de Niall, él aún dormía.
Alquilaron una sala de fiesta, dónde se celebran bodas, bautizos... No era muy normal que un cumpleaños se celebrara allí pero así lo quería Liam, invitó a un montón de gente, algo fuera de lo común pasaba pensó mi intuición femenino.
Niall se fue despertando y abriendo los ojos, me vio mientras le miraba, sonreí.
-Anoche te quedaste dormida y te traje aquí –me dijo con voz adormilada-.
-Gracias -le contesté-.
-Mañana es la fiesta, ¿qué te vas a poner?
-No tengo ni idea, pero no me apetece ir de compras, mejor miro algún vestido que tenga aquí.
-Te ayudo si quieres.
-Me parece perfecto.
Bajamos a desayunar, pusimos música y Niall cantaba haciendo que el brick de leche fuera el micrófono, Niall era un show desde por la mañana.
Fui a la habitación dónde tenía toda mi ropa, Niall estaba en la cocina limpiando los platos, cogí un vestido y me lo puse, tenía una cremallera en la parte de atrás y era sin tirantes. No me gustaba mucho, era demasiado ajustado por todas partes y a mí me gustan más los vestidos con falda de vuelo.
Fui a bajarme la cremallera y... Y... Y no bajaba aunque lo intentara mil veces, perfecto. Pruebo la última vez y... Y nada. Que calor me está entrando.
-¿Te echo una mano? -me dijo Niall entrando por la puerta-.
-Sí, por favor.
Puso sus manos en mi espalda y me acomodé el pelo hacia un lado, escuchaba su respiración. Hizo un poco de presión en la cremallera y, por fin, la desatascó, bajándola hasta abajo, un poco más arriba de mi culo. Permanecíamos en silencio, yo me sujetaba el vestido por la parte de delante, ese vestido se llevaba sin sujetador y claro, ahí los dos en silencio... Pues un poco de tensión.
-Perdón -dijo Niall emitiendo una risa-. Me voy afuera.
-Vale -dije riéndome, de tensión nada, últimamente me imaginaba muchas cosas y nunca tenía razón-.

(Narra Niall)

Esperé afuera de la habitación, cerrando tras de mí la puerta pero... No se cerró, se quedó con un hueco perfecto en el que podía ver a Sandra. Se quitó el vestido, ella no me veía, ya que estaba dada la vuelta. Sandra me resultaba tan familiar y a la vez tan desconocida...
Cogió otro vestido, y me indicó que podía pasar. Estaba preciosa con un vestido dorado que se la ceñía a la cintura mostrando un bonito escote y una falda con vuelo. Ella se mordió el labio esperando una respuesta, no tenía ganas de responderla, tenía ganas de besarla...
Al final eligió ese vestido, yo me pondría un esmoquin.
El tiempo se nos echó encima y era la hora de comer, bajamos a la cocina, cocinaríamos algo sencillo. Hablábamos, hacíamos bromas, cantábamos, me lo pasaba genial con ella.
-Oye, Sandra.
-Dime -dijo sonriendo, no sé cómo podía sonreír en estos momentos, no la recordaba y aún así se mostraba feliz-.
-Me gustaría pedirte una cosa.
-Claro, dime.
-Quiero que empecemos de nuevo.
-¿Qué quieres decir? -dijo arrugando la frente-.
-Quiero que lo intentemos, quiero volver a ser tu pareja.
-¿Lo dices en serio?
-Sí...
-Niall... Aún no te he contado una cosa. Rompí contigo porque me engañaste con otra -dijo Sandra cambiando su cara de felicidad por una de tristeza-.
-Joder... Lo siento, te lo podría explicar si me acordara.
-No vuelvas a decir “si te acordaras”... Me rompe el corazón.
Estuvimos todo el rato en silencio, incluso cuando comimos.
Hoy dormimos en habitaciones separadas.
29 de Agosto. Las 9 de la noche. Nos vestimos y nos dirigimos hacia la fiesta, no pensaba volver a hablar de aquel tema con Sandra, se la veía feliz y no quería volver a verla triste.
Llegamos a la fiesta, todos los chicos con su pareja...
Zayn puso la música en una cabina de DJ.
En un momento determinado Liam indicó que parara la música y llamó la atención de todos, iba a decir algo. Cogió la mano a Danielle.
-Hoy es un día muy especial para mí, no es simplemente mi cumpleaños. Queremos anunciar que nos vamos a casar.
Todo el mundo se puso a aplaudir, y Liam y Danielle se juntaron en un tierno beso.
La fiesta duró hasta bien tarde, eran las 4 de la mañana y la mayoría de invitados se habían ido.
Los que quedaban allí se empezaron a dormir, incluyendo Zayn que sin querer puso una canción lenta, durante toda la noche puso música marchosa y ahora ponía “Kiss Me” de Ed Sheeran.

(Os recomiendo escuchar la canción mientras leéis a partir de aquí: http://www.youtube.com/watch?v=tmQPB35iq0o )

Sandra me cogió del cuello, no sé si sería porque se había tomado algunas copas de más pero yo la seguí el juego. Puse mis manos en sus caderas, pareció no importarla.
Nos juntamos cada vez más, Sandra apoyó mi cabeza en mi hombro, subió un poco la cabeza hasta llegar a mi oreja.
-Bésame, lo necesito -me dijo en un susurro-.
La obedecí, me acerqué a su boca, cerró sus ojos, yo también los míos. Nuestras lenguas jugaban como si fuera nuestro primer beso.
Un flashback llegó a mi mente.

*Flashback*

-Niall, quiero que sepas que... No estás fuera de tiempo.
Me acerqué a Sandra, nos mirábamos, mi aliento llegaba hasta su cuello, hasta que juntamos nuestros labios. Nuestras lenguas jugaban como si no hubiera mañana.
-Gracias por hacerme saber que no estoy fuera de tiempo -nos volvimos a besar y salimos de la piscina-.
-Por Dios, ¡qué frío!
-Voy a por una toalla -dije trayendo una enorme toalla y abrazando a Sandra-.
-Me gustaría estar así durante el resto de mi vida.

*Fin del flashback*

Estaba en aquella sala de fiesta con Sandra, besándonos, estaba con el amor de mi vida, la conocía, nos separamos. Ella abrió sus ojos, esos ojos marrones que echaba de menos. Aquella era la chica de mi vida y por fin la reconocía y podía proclamar a los cuatro vientos que la amaba. Una lágrima recorrió mi mejilla.
-Sandra -dije acariciándola la mejilla-. Eres tú.
-¿Niall? ¿Te acuerdas de mí?
-Sí -ahora estábamos llorando los dos-. Eres esa chica que cuando la conocí perdió su timidez y me dio un abrazo que para mí fue el mejor de toda mi vida, eres esa chica que para poder desenamorarme de ti harían falta diez miel caballos y diez mil soldados. Eres esa chica que hace que me vuelva loco por ti y que haga que diga tonterías como esa de los soldados. Esa chica por la que rebuscaría cielo y tierra si te perdieras. Esa chica que se metió en una piscina con un chico que estaba enamorado de ella y esa chica que me robó el corazón y que estoy dispuesto a que se lo quede...
Ambos llorábamos, de alegría, de amor, de un logro conseguido.
Ella se acercó a mí, nos volvimos a besar. Por fin volvía a conocía esos labios y a la mujer de mi vida.
-Y te puedo explicar lo de la chica con la que me besé, fue una equivocación, te amo.
-Yo nunca dejaré de quererte.



sábado, 14 de julio de 2012

Capítulo 28

Hola!!!!! Tranquilas que las cosas mejoran en este capítulo ;) El lunes o el martes tendréis un video Niall, ya lo veréis, y más tarde uno de todos, de One Direction :) Lo subiré al canal de Live Your Dream All The Time de YouTube, ya os contaré más. Ahora a leer!!! :) Besos!!! Se os quiere ;)
--------------------------------------------------------------------------------

(Narra Sandra)

No pegue ojo en toda la noche, Niall se quedaría una semana en el hospital, no me pensaba irme de allí.
El doctor nos conto que se trataba de amnesia, no recordaba nada después de estar esperando para la audición de X Factor. Él estaba recuperado, lo que me alegraba, podía ir el solo a desayunar a la cafetería. Se sentó en una mesa y pidió su desayuno, mientras que yo me senté en otra mesa para poder observarle. Cogí una servilleta y un boli que llevaba en el bolso, escribí: “Hola, soy la chica de ayer, no me recuerdas pero yo sí, ¿podríamos quedar en un rato en el jardín del hospital?”
Le pedí a la camarera que se lo entregara junto a su desayuno, el lo leyó y se lo guardo. Yo me dirigí al jardín, esperándole.
A los 10 minutos aparecía.
-Hola -me dijo él, al menos se acordaba de qué chica era-.
Me acerqué hacía él para abrazarle pero él se quedó inmóvil.
-Lo siento por no acordarme de quién eres... Perdona ¿cómo te llamas?
-Me llamo Sandra.
-Bonito nombre, y ¿quién eres?
-Eramos novios y tuvimos una discusión antes del accidente...
Estuvimos toda la mañana hablando sobre él, intenté de mil formas diferentes que se acordara de mí pero no lo conseguí, se acordó de Liam al hablarle de él y ponerle unos videos de YouTube. Él flipó al saber que era famoso.
Le dieron el alta, volvimos a casa. Aunque no se acordara de mí yo vivía allí, pero sería mejor que durmiéramos en habitaciones separadas, él me considera en este momento una “buena amiga”.
Pasaron dos semanas y media, todos los días intentaba que se acordara de algo, y lo conseguí. Se acordó de One Direction y de los chicos, en este preciso momento recordaba todo hasta unos minutos antes de conocernos.
Hoy era 27 de Agosto, estábamos viendo la tele en el sofá aunque no había nada bueno.
-¿Qué te apetece hacer hoy? -me preguntó Niall-.
-Hoy hay lluvia de estrellas -dije sonriendo-.
-Podemos verla en el jardín, voy a por una manta.
-Voy contigo.
Fuimos a su habitación, él abrió su armario para coger la manta, en Londres por la noche hacía fresquito.
Yo me senté en su cama, al lado de la mesilla; no sé por qué razón decidí abrir el primer cajón, me encontré una caja y desinteresadamente la abrí. Era mi collar, aún lo conservaba, Niall me observaba mientras lo miraba atónita.
-Todas las noches miro las estrellas y sostengo ese collar de media luna con la mano, no sé por qué lo hago pero noto relajación y seguridad en mi mismo -me dijo sonriente-.
Una lágrima cayó por mi mejilla, una lágrima de alegría y esperanza, todo no estaba perdido aún.
Nos tumbamos en el césped contemplando las estrellas, yo estaba apoyada en su hombro, mis párpados se cerraron disfrutando del momento pero estaba despierta, aunque Niall pensó que estaba dormida.
-Aún no te recuerdo pero tengo el presentimiento de que cuando lo haga volveremos a ser felices.
Acto seguido me dio un beso en el pelo, seguí fingiendo estar dormida, Niall me cogió en brazos y me llevó a una habitación, suponía que sería en la que dormía ahora que Niall no me recordaba, sería raro para él dormir con una desconocida. Me tumbó en la cama y para sorpresa mía, se tumbó a mi lado.
-Creo que te quiero -dijo antes de quedarse dormido al igual que yo hice una hora después ya que no podía dormir-.
"Creo que te quiero"... "Que te quiero"... "Te quiero". Esa frase retumbaba en mi cabeza, no fue un golpe de suerte que Niall se enamorara de mí la primera vez que le conocí, parecía como si fuera el amor que sólo se encuentra una vez en la vida... EL AMOR VERDADERO...

¿La foto? Más perfecta imposible *______* Él es la perfección

viernes, 13 de julio de 2012

Capítulo 27

Hola!!!!! Ya he leido todos los comentarios del anterior capítulo, sé que os gustan más los capítulos románticos pero... Quizás no os guste el capítulo de hoy... Pero tranquilaaaaaaaaaas este no es el final jajaja queda un montón para que esta novela se acabe, quizás nunca, jajajaja
Y otra cosa... A-M-O la foto, alkjsdxigbwajjs ¿Puede ser Niall más monoso? Jajjajajaja Besuquis!! Os quiero un montón ^^
-----------------------------------------------------

(Narra Niall)

Me fui al coche, no sabía a donde iría, quizás al centro de Londres.
Arranqué.
Sí, me olvidaría un poco de todo entre toda la gente, seguro que todo se arreglaría.
Llegue a una rotonda, había un montón de coches y algo de niebla.
No puede acabar esto así, sería horrible.
Seguía en mis pensamientos, no podía vivir sin ella.
Estoy realmente enamorado de Sandra, me he imaginado hasta cómo serían nuestros hijos, es mi media naranja y con ella me hace un Niall más maduro pero sobre todo más feliz y.........
Un momento, ¿qué calle es esta?
No me suena.
¡¿Qué coño hace un coche enfrente mía?!
¡Hay una fila de coches que se acercan hacia mí!
¡¡Voy en dirección contrar................

(Narra Sandra)

Me encerré en la habitación, lloraba desconsoladamente. Aún seguían Paula y Zayn en casa, mi móvil comenzó a sonar pero me importaba lo más mínimo.
-Sandra, tu móvil está sonando -dijo Paula- te lo cojo ¿vale?
No la conteste pero ella cogió el móvil y atendió la llamada.
-¿Diga? No, no soy yo, soy una amiga suya. ¿Quién es? ¿El hospital? Pero ¿Qué ha pasado? ¿Qué? NO, NO, NO PUEDE SER, DÍGAME QUE ES MENTIRA -comenzó a gritar Paula-. Ahora mismo vamos -colgó, estaba llorando, le conto a Zayn lo que pasaba pero no preste atención hasta que pensé que el que sonó fue MI móvil. Abrí la puerta, Paula y Zayn estaban llorando-.
-¿Qué ha pasado? -dije-
-Niall -exclamo Paula sin poder pronunciar una palabra más-.
-Ha tenido un accidente -continuo Zayn-.
Si ya tenía el mundo encima después de nuestra ruptura, ahora aún más.
Llegamos al hospital, Niall estaba en la habitación 622, una enfermera me dijo que esperara, un médico le estaba atendiendo. El médico salió.
-Está fuera de peligro, pero le hemos administrado un somnífero así que no despertara hasta dentro de dos horas. Pueden pasar a verle.
Mi mundo permaneció vivo, todo volvía a tener color, me daba exactamente igual si ya no era su novia, porque él es lo único que me importa. Pasé a la habitación, estaba conectado a un tubo, tenía la cabeza cubierta por una venda, me senté a su lado, en su cama. Tenía el rostro serio pero todo saldría bien, le cogí la mano y comencé a hablarle aunque no me escuchara.
-Niall yo te sigo queriendo, espero que el accidente no fuera por mi culpa, y si lo fue perdón -le apreté la mano más fuerte-. Cuando despiertes espero que todo vuelva a la normalidad, te quiero -apoye mis labios sobre los suyos, que permanecían fríos y quietos-. Te quiero más que a nada en el mundo... Nos vemos en dos horas, todo se arreglara, te lo prometo -dije dándole un beso en la mano-.
Salí de allí, con muchas esperanzas. Fueron las dos horas más largas de mi vida. Por fin se despertó, entré con una media sonrisa.
-Hola –dije-.
-Hola, ¿dónde estoy? Que dolor de cabeza.
-Niall, tuviste un accidente en tu coche -dije mientras cerraba la puerta-.
-¿Cómo que en mi coche? Yo aún no tengo carnet de conducir, tengo 16 años. Mi madre me había traído a X Factor, hoy son las audiciones –dijo él-.
-¿Qué estás diciendo? -dije con intriga-
-Hoy será el primer paso de mi carrera como cantante, espero ser aceptado en X Factor -dijo él sonriente-.
-Niall... ¿Qué clase de broma es ésta?
-No la entiendo, doctora.
-¿Có... Cómo que doctora? ¿No sabes quién soy?
-¿No eres la doctora? Entonces ¿Quién eres?
Estallé en lágrimas.
-Por favor Niall, no me hagas esto. ¿Quieres que llame a Zayn para que le veas? Está afuera con Paula
-¿Quiénes son Zayn y Paula?
-No, joder, no me digas que no te acuerdas de ellos, no te has podido olvidar de One Direction.
-¿One qué?
Mis lagrimas se convirtieron en llantos que nadie podía consolar, un medico entro.
-¿Qué pasa? -me pregunto-
-No se acuerda -seguí llorando-. No se acuerda de mí.
-Le haremos pruebas, tranquila, ahora debe irse.
Le hice caso, salí de allí, Zayn y Paula se habían quedado dormidos, no habíamos avisado a nadie más.
Niall no me recordaba, si el no sabía quién era juro que me moría...



jueves, 12 de julio de 2012

Capítulo 26

Guapas!!!!! Que os leo siempre en comentarios pero que me va muy mal internet y no me deja contestaros! ¿Cómo se os ocurre dejarme tantos comentarios!? Dios mio!!!!!! jajajajaj Os quieroooo y continua el capítulo pero... No de la forma que os pensabais... Besos!
----------------------------------------------------------------------

(Narra Sandra)

Y... Sonó el timbre. Niall me miró con cara de “Venga ya, es una broma o ¿qué?” pero yo le dije que tenía que abrir. Se abrochó su camisa por el camino y abrió, era una chica, algo más baja que él, con el pelo liso, largo y castaño. Niall le dijo algo que no escuché ya que seguía semi-desnuda en nuestra habitación, parecía como si estuvieran discutiendo.
-¿Quién era esa chica? –pregunté-.
-No importa, sigamos –se acercó para besarme pero me retiré-.
-No, Niall, para –le dije rápida, él tenía la cabeza agachada-.
Volvió a sonar el timbre.
-Lo que te había traído era ropa, está en el baño. Voy a abrir –dijo Niall sin dejar de mirar al suelo y dirigiéndose a la puerta de nuevo-.
Me fui al baño para vestirme, unos pantalones cortos blancos y una camiseta verde con la sombra blanca de un trébol de cuatro hojas, pero ahora estaba preocupada y no me importaba demasiado la ropa. Eran Zayn y Paula, estaban en la entrada hablando con Niall, él les había dicho que pasaran, llegué al sofá, donde estaban sentados, con una falsa sonrisa.
Estuvimos hablando durante mucho tiempo, también picamos algo, les dijimos que se quedaran a cenar, ellos aceptaron.
-Sandra, vamos a preparar la cena –me dijo Paula, la veía algo rara-.
Fuimos a la cocina.
-Sandra tengo que contarte algo –me dijo Paula mientras que yo abría el frigorífico-. Es sobre Niall –eso me sobresaltó e hizo que cerrara el frigorífico-.
-¿Qué es lo que pasa? –dije preocupada-.
-Pues verás, cuando te fuiste a España y hablabas con Niall, cuando ya te encontrabas bien, se le veía feliz a Niall. Así que un día fuimos todos a una discoteca y... –paró de hablar-.
-Y ¿qué?
-Se besó con una chica –me dijo mirando al suelo-. No sé si debí contártelo...
-¿La chica tenía el pelo largo, liso y castaño?
-Sí, ¿cómo lo sabes?
-Ha venido a casa, ha discutido un momento con Niall y se ha ido.
-Pero quizás estaba borracho, además sólo les vio Zayn, por eso soy la única que lo sé.
-Gracias por decírmelo –la abracé, mis lágrimas caían como si de lluvia se tratara-.

(Narra Niall)

-¿Qué crees que cenaremos? –dije fingiendo estar animado-.
-No me engañas Niall. Te vi el otro día. En serio, ¿en qué pensabas?
-Pensé que era ella, que era Sandra –dije cabizbajo-.
-Ya claro, Sandra tiene el pelo rizado y mucho más oscuro que esa chica, que lo tenía castaño y liso, dos gotas de agua.
-Te juro que pensé que era ella –dije algo tenso-.
-¿Qué te hizo pensarlo?
-Por su vestido –dije-.
-Para ya de decir mentiras, Niall.
-Yo no soy un mentiroso, joder –dije llevándome las manos al cuello-. Llevaba el mismo vestido que llevó Sandra en nuestra primera cita, nunca podré olvidar ese día. Un vestido blanco con un cinturón negro ancho en forma de lazo –una lágrima recorrió mi cara, maldito alcohol, me jugó una mala pasada-.
-Ostias –dijo Zayn comprendiéndolo todo-.
Al menos, ahora que Zayn entendió este malentendido todo seguiría normal con Sandra.
Paula y ella llegaron con unas hamburguesas, notaba a Sandra distante. Ni siquiera se puso a mi lado en la mesa, a mi lado estaba Zayn y enfrente mía, Paula. Sandra no me dirigió la palabra, ni siquiera una mirada.
Zayn indicó a Paula que tenía que hablar con ella, así que en la mesa solo quedábamos Sandra, yo y unos platos vacios. Sandra sacó su móvil, yo no hice absolutamente nada salvo mirarla.
Zayn hablaba con Paula, ella le miraba atónita, llevándose las manos a la cabeza.
-Sandra, tengo que contarte algo –dije algo inseguro-.
Un largo silencio se produjo, ella me enseñó una foto de su móvil. Dios, dios, dios, no, por favor, esa chica y yo besándonos.
-Creo que la foto habla ella sola –dijo Sandra levantándose de la mesa-.
Se dirigía hacia nuestra habitación, yo me levanté y la seguí pero se dio la vuelta al percibir mi presencia.
-Creo... Creo que tenemos que darnos un tiempo –me dijo con los ojos rojos y llorosos-.
Entró en la habitación cerrando tras ella la puerta, ¿qué haría yo ahora?

miércoles, 11 de julio de 2012

Capítulo 25

Hola guapas!!! Lo de siempre jeje que espero que os guste el capítulo jeje ya veréis el final jajajajajaj Bueno, las fotos son de Niall en Mallorca por si no las habéis visto ^^ Besos!!!!
--------------------------------------------------

(Narra Sandra)

Llegamos al plató de El Hormiguero, estuvimos hablando con Pablo Motos, nosotras estaríamos arriba del todo.
Quedaban 6 minutos para que empezara, Pablo estaba preparado para salir tras la publicidad y los chicos detrás de la cortina que los daría paso. Las chicas y yo estábamos sentadas arriba del todo, todo el plató estaba lleno de Directioners. Sentí unas manos que me abrazaban.
-Pero ¿qué? –dije-.
-Te echaba de menos –era Niall-.
-Te quiero –le dije mientras nos dábamos un corto beso-. Sal ahí y enamora a todos.
Sonreímos, el público no se había enterado de que Niall estaba allí, comenzó El Hormiguero, creo que fue el mejor programa de la historia, cinco chicos locos pasándoselo en grande y haciendo locuras.
Louis empezó a correr por la mesa, Pablo fue en su busca, detrás de él.
Niall le pedía jamón serrano a Pablo diciéndole que tenía hambre.
Harry decía que quería gatos, no hormigas.
Zayn mirándose en la pantalla para ver si estaba bien.
Y, por último, Liam que se ponía a bailar en cualquier momento, haciendo que todas las Directioners gritáramos y él riera ante aquella situación.
Llegó el momento de cantar, Niall cogió la guitarra de Pablo, y todos se pusieron a cantar More Than This, Niall aprovechaba cada momento para mirarme.
Terminó el programa.
Les dieron a los chicos una semana de vacaciones, Niall me pidió vivir con él y mis padres aceptaron. Le veían un chico muy correcto y perfecto para mí, llegamos a Londres.
Fuimos a su primera casa, a la casa que compartieron todos, pasamos un día, apenas hacía sitio para dormir tanta gente.
Al siguiente día Louis se fue con Eleanor a su apartamento, así que la casa que comparte con Harry, en este momento, estaba habitada por él y Cris.
Liam estaba en la casa que compartía con Danielle.
Zayn en su nueva casa con Paula.
Y, por último, yo, que estaba en la primera casa que compartieron todos los chicos pero que ahora solo estábamos Niall y yo. Nos tumbamos en el sofá.
-Así que estamos solos ¿no? –dijo Niall levantando una ceja y riéndose-.
-Sí –dije mientras le daba un largo beso en los labios-.
Estuvimos un rato besándonos, beso tras beso nuestras bocas se conocían mejor, Niall bajó a mi cuello dándome dulces besos, después volvió a mi boca. Le mordí suavemente el labio inferior, una sonrisa se curvó en sus labios, bajó una mano a mi cadera, notó que estaba temblando.
-Sandra, yo no sé si tú... Si estás preparada –dijo Niall, sabía perfectamente a qué se refería-.
Me mantuve en silencio.
-Si no quieres, tranquila, no te pienso presionar, tú a tu ritmo, esperaré lo que haga falta –me dijo mirándome fijo a los ojos-.
-Gracias... Creo que estoy lista –le dije-.
-Ahora lo único que quiero es abrazarte y decirte lo mucho que te quiero, ya habrá tiempo para todo –me dijo con una sonrisa, decía la verdad-.
Pusimos la tele aunque casi no la prestábamos atención, teníamos sueños, así que apagamos la tele. Me acomodé en su hombro, íbamos a echarnos una siesta, pero Niall comenzó a cantar “Little Bird” ( http://www.songstraducidas.com/letratraducida-Little_Bird_33242.htm , aquí tenéis la canción con la letra en inglés y español, a mi me encanta, escuchadla), era una canción de Ed Sheeran, esa canción me enamoraba y saliendo de los labios de Niall aún más. Me quedé dormida mientras la cantaba. Me desperté, las tres de la tarde y... ¿dónde se había metido Niall?
Me levanté, hacía mucho calor así que fui a darme una ducha. Cuando terminé fui hacía mi habitación, hacía la habitación de Niall y mía, nuestra habitación. Tan solo de pensar eso se me quedaba una sonrisa de tonta en la cara.
-¡¿Niall?! ¡¿Niall?! –grité para ver si estaba, pero nadie contestó-.
Me dirigí hacia su armario, aún no había llevado ropa mía. Cogí una camiseta morada con un ;-) y me la puse, me quedaba a modo de vestido. Después cogí una de las gorras que tenía por allí. Me hice una foto, me parecía gracioso cómo me quedaba, ya que no había nadie puse música, no podía vivir sin música.
Ahí estaba yo, con ropa de Niall, con música alta y un bote de helado de chocolate mientras bailaba... Un poco loca sí que estaba jaja
Sonó la puerta, así que apagué rápidamente la música y me quité la gorra.
-¿No te has preguntado a dónde había ido?
-Sí...
-Si quieres saber que te he traído me tendrás que besar.
-Trato hecho –me acerqué a él-.
Me pegué a su cuerpo, él puso sus manos en mi culo y yo en su nuca, atrayéndole a mí, nos fundimos en un beso.
Nos seguíamos besando, su boca y sus besos eran para mí una dulce droga que cada vez enganchaba más y...

martes, 10 de julio de 2012

Capítulo 24

Hola!!!! ¿Qué tal? Últimamente me encanta las fotos que pongo ajjaja y la de hoy también ;) Bueno, no sé que más decir. Que gracias por todos los comentarios que siempre los leo! Si algún comentario no lo he contestado perdonadme ^_^ y que espero que os guste el capítulo, estamos en España jejej Besos!!!
----------------------------------------------------------

(Narra Sandra)

La noche anterior había llamado a Selena y a Júlia para que vinieran al aeropuerto, eran grandes fans de One Direction pero no tenían ni idea de que estaban invitadas al concierto y que conocerían personalmente a los chicos.
El avión llegó a su destino, sentí una enorme alegría al ver allí a mis amigas, las fui corriendo a abrazar.
-Hola, hola, hola, os echaba de menos –dije mientras las abrazaba-.
-Y nosotras a ti –dijeron ambas-.
-Os voy a presentar a unos amigos –dije mientras las cogía de la mano para llegar hasta dónde estaban los chicos-. Chicos, os presento a Júlia y Selena.
-Ahhhhhh –gritó Selena-. Lo siento, no he podido resistirme –rápidamente corrió dónde estaba Harry y le abrazó pero se separó pronto de él-. Perdón, perdón –se disculpó-.
-No tienes por qué disculparte –dijo Harry y la volvió a abrazar, Niall también se sumó a su abrazo-.
-Esto es un sueño ¿verdad? No es posible –dijo Júlia-.
Zayn le dio un sonoro beso en la mejilla.
-Ay, madre mía, me estoy... mareando –dijo Júlia y Liam le dio un abrazo-. Rectifico, me muero –todos nos reímos-.
Nos fuimos todos en limusina, ellas flipaban y los recién llegados éramos nosotros.
Los chicos tuvieron una entrevista para Europa FM, les preguntaron por nosotras, sus novias.
-Bueno, ahora estáis saliendo con tres españolas ¿verdad?
-Sí, estamos muy felices –respondió Zayn-.
-Las queremos muchísimo –agregó Harry-.
-¿Nada más que añadir, Niall? –le preguntaron-.
-Que Sandra es mi vida entera y no sé qué haré si la pierdo –dijo, las personas que estábamos en el estudio soltamos un “Ohhhh”, le miré y Niall me miró sonriéndome-.
El resto del día fue como otro de mi nueva vida, ya estaba acostumbrada a los conciertos de los chicos.
Estaba terminando el concierto y las chicas y yo nos metimos en el autobús para no agobiarnos con las fans.
Les esperamos y tardaron media hora en llegar, no podían ni moverse, había un montón de gente.
Por fin estábamos todos, también irían a Madrid, así que aprovecharía para volver a ver a mis padres.
Fue un largo viaje, los chicos y todo su equipo estaban muy cansados y nosotras también así que estuvimos durante todo el viaje durmiendo. Llegamos a Madrid, más exactamente dónde vivo, pasaría a mi casa y quizás Niall también se quedaba conmigo.
-Nunca había estado en Madrid, así que te criaste aquí ¿no?
-Sí, vivo en este edificio, venga, vamos.
Subimos en el ascensor y llamé al timbre, sería una sorpresa para mis padres.
*Ding, dong*
Mi padre abrió la puerta.
-Sandra, cariño, pero ¿qué haces aquí?
-Los chicos tienen un concierto en Madrid, papá te presento a Niall.
-Hello –dijo mi padre, Niall se rio-.
También conoció a mi madre, yo traducía a todos, al menos Niall hablaba un poco de español.
Nos quedamos en mi casa para comer, había paella, me encanta.
Fui con Niall a mi habitación.
-Vaya, así que esta es tu habitación, llena de One Direction –dijo Niall, nos reímos-.
-Sí, no sé cómo me podía gustar el rubio, ahora he madurado –decía yo con ironía-.
Niall me abrazó, yo puse mis manos en su cuello, juntamos nuestros labios, dándonos un beso que escondía todo lo que sentíamos el uno por el otro, una sonrisa de mis labios interrumpió el beso, pero no me importaba porque estaba feliz mientras él estuviera a mi lado.
Encendí mi ordenador, y de fondo de pantalla le tenía a él, una sonrisa invadió su cara.
-¡A comer! –llamó mi madre-.
Comimos y mis padres se quedaron alucinados al ver como comía Niall jeje.
Tuvimos que irnos con los chicos, tenían el ensayo a las tres de la tarde y antes del concierto irían a El Hormiguero, era un día ajetreado.



lunes, 9 de julio de 2012

Capítulo 23

Hola!!! Dos capítulos en un solo día!!!
Nuevas apariciones! Espero que os guste el capítulo y una pequeña cosa... No os muráis con la foto jajajajaj yo ya estoy muerta x)
Alehop! A leer! :) Besazos!!!!!!! Os quiero :)
--------------------------------------------------------------------------------------

(Narra Niall)

Llegamos al parque acuático, había un tobogán en el centro que era el más grande, otro en forma de caracol, olas artificiales, de todo.
Tuvimos que comprar una entrada ya que no sabíamos que Sandra iba a venir, después de estar en la cola de gente, por fin, pasamos a dentro.
-¿A dónde queréis ir primero? –preguntó Liam-.
-Yo mejor me quedo tomando el sol –dijo Zayn-.
-Miedoso al agua –musitó Louis-.
-¿Quieres ir a la cafetería, cariño? –le dijo Paula a Zayn-.
-Vale –dijo Zayn cogiendo a Paula por la cintura-.
-Una pareja menos, venga ¿a cuál tobogán vamos? –dije-.
-¡El grande! –corearos Cris y Sandra riéndose-.
Fuimos al tobogán gigante y estuvimos esperando un rato, ya nos quedaban 5 minutos para poder pasar. Todas las chicas se quedaron en bikini y los chicos en nuestro bañador. Louis como siempre dando la nota, se había puesto un bañador verde chillón que dejaba ver todas sus piernas, pero el colmo es que Eleanor llevaba un bikini verde chillón, estaban hechos el uno para el otro.
Primero se tiraron Danielle y Liam, después Louis y Eleanor que gritaron más que nadie mientras bajaban, después Harry y Cris, ella estaba algo cortada. Los últimos fuimos Sandra y yo.
Todos nos quedamos en la piscina que daba el tobogán, estábamos empapados.
Sandra se acercó para decirme algo.
-Fue divertido, ¿repetimos? –dijo Sandra-.
Esta chica me iba a volver loco, loco de amor, loco de ganas de besarla y de abrazarla.
-Voy a por un flotador –dijo Sandra y salió de la piscina en busca de un flotador, me quedé como un bobo mirándola-.
-Eh, despierta –dijo Harry mientras me lanzaba agua a la cara-.
-¡¿Eh?! Sí, sí –dije-.
Todos se rieron, Sandra volvió con un flotador gigante rosa toda sonriente.
-Ala, aquí tienes –dijo poniéndome el flotador encima-.
-Gracias –dije-.
-Venga vamos a subir.
Volvimos a bajar por el tobogán, pero esta vez los demás se quedaron en la piscina.
-El sábado tenemos un concierto en Barcelona –dije mientras esperábamos en la cola del tobogán-.
-Oh, eso es genial, allí tengo dos amigas, se llaman Júlia y Selena, hace mucho que no las veo –dijo Sandra-.
-¿Quién te ha invitado a venir? –dije haciéndome el interesante-. Necesito algo para que me convenzas.
Se acercó a mí y me besó apasionadamente, sentí que el mundo se paraba, sólo existíamos nosotros dos, hasta que el señor nos llamó la atención ya que era nuestro turno.
Pasé toda la tarde con los chicos y con nuestras chicas, todo parecía ir perfecto hasta que...
-Tus estúpidas gilipolleces de siempre Harry –dijo una cabreada Cris-.
-Si fueras un poco menos irritante quizás todo iría bien –gritó Harry-.
-Chicos, chicos, pero ¿qué pasa aquí? –dijo de pronto mi Sandra-.
-Éste, que dice que estaba coqueteando con el socorrista, sólo le pedí indicaciones –dijo mirando a Harry a los ojos-.
-Esta no es la Cris que conocí –dijo Harry-, yo quiero a Cris, mi mejor amiga, con la que me lo pasaba genial y hacía el tonto.
Una lágrima cayó del ojo de Harry, se giró para irse pero Cris le agarró del brazo.
-Harry... Yo... Te amo –dijo Cris mientras temblaba e iba agarrando la mano de Harry-.
-¿Lo... Lo dices en serio?
-Cuando te vi por primera vez en X Factor sentí de todo hacía ti, todo menos cosas malas. Fue la primera vez que me enamoré de verdad, siempre me tomaron como una niñata que se enamoraba de su ídolo y que se quedaba en sueños... Cuando me besaste –Cris hizo un breve silencio- me pasaron miles de pensamiento en mi cabeza, felicidad, amor, miedo de poder perderte... Pero nunca pensé que te comportarías así por una simple tontería.
-No comprendes Cris, si me pongo celoso es porque te amo –dijo Harry-.
Se juntó con Cris, se besaron y se abrazaron, se pidieron perdón, y durante todo el camino de vuelta al hotel Harry fue dándola besos en el pelo.
Pasó una semana entera sin muchos líos, tomamos el avión hacía Barcelona.


Capítulo 22

Hola!!! Lo siento por no haber puesto capitulo en estos dias!!!!!!! Me ha ido mal internet, tampoco os he contestado a los comentarios, sorry, pero espero que ahora si funcione. Disfrutad del capitulo :) Besos
------------------------------------------------------------------------

(Narra Sandra)

Llegué a mi planta, estaba enfrente de la puerta, dispuesta a llamar y poder besar a Niall, le echaba de menos.
*Ding, dong*
-¡Voy! –gritó Niall desde dentro-
-Hola –dije sonriente abriendo los brazos-.
Niall no pudo resistirse, me cogió la cara con sus manos y me besó, puso una de sus manos en mi nuca, para que no me pudiera separar de él, no pensaba hacerlo.
-Te he echado de menos –me dijo mientras me abrazaba-.
-Gracias por todo lo que has hecho por mí.
-Gracias por darme esta sorpresa y venir aquí una semana antes, creo que si hubieras tardado una semana más me hubiera vuelto loco –dijo Niall, yo reí-.
-Bueno, y ¿qué tal estáis todos?
-Bastante bien, hoy teníamos planes. ¿Te apuntas a una tarde pasándotelo genial con todos nosotros?
-Me encantaría, ¿cuáles son los planes? –pregunté sonriente-.
-¡Parque acuático! –gritó Zayn en mi oído, casi me quedo sorda, acababa de llegar de la mano con Paula-.
-¡Paula! –grité, fui corriendo a abrazarla-.
-¿Qué tal? Entonces te apuntas a lo de esta tarde ¿no?
-Por supuesto –dije feliz-.
-Cris está con Harry, tienen mucha resaca, se fueron ayer a la discoteca ellos solos y vinieron a las 6 de la mañana, están durmiendo en la cama.
-A saber lo que hicieron ayer –dije-.
-Conociendo a Harry –dijo Zayn- no me extrañaría.
Nos reímos y Niall y yo nos fuimos a comer. Íbamos cogidos de la mano, me daba besos cada dos por tres, le quiero un montón. Llegamos a un local dónde no había nadie.
-Niall creo que nos hemos confundido, no hay nadie.
-Es una sorpresa –dijo sonriente-.
Entramos, había una mesa en medio con un menú, servilletas, vasos, etc. También había un escenario.
-He alquilado esto, era para darte una sorpresa, lo iba a poner bonito pero has llegado antes de tiempo así que está hecho una mie... –dijo Niall, le corté con un beso-
-Es perfecto cariño –dije-.
Me acompañó hasta la silla para poder sentarme. Me senté y Niall subió al escenario.
-Ejem, ejem –dijo Niall haciendo el tonto, produciendo mi risa-. Bueno, esto es un pequeño discurso. Sandra, quería decirte que con una tarde de cina, con un beso robado, con un abrazo en cualquier momento inesperado, con una simple sonrisa consigues hacerme feliz. Cuando te tengo a mi lado haces que me sienta completo y que el mundo que nos rodea deje de importarme. Eres lo más importante para mí. Creo que eres la única chica que realmente he amado en toda mi vida y que siento que jamás volveré a amar así. Sin ti me siento solo, eres la única razón por la que no lo he dejado todo y he huido, y que sin embargo eres la única razón por la que lo dejaría todo y huiría –Niall acabó su discurso que hizo que me conmoviera y que mis ojos estuvieran llorosos, a punto de llorar-.
-Luego yo no sé cómo agradecerte todo esto –dije mientras una lágrima corría rápido por mi mejilla-.
-Si no llorar me alegraría –eso hizo que una gran sonrisa iluminara mi cara y la suya también-. Así mucho mejor –me dijo mientras me abrazaba por la espalda-.
No pudimos comer porque no había nada preparado, así que nos fuimos a un restaurante, comimos y volvimos al hotel, nos cambiamos de ropa.
Yo me puse un bikini azul que dejaba mis hombros desnudos, por encima me puse una camiseta nadadora rosa y unos shorts vaqueros.
Niall llevaba unas bermudas grises con una camiseta blanca de tirantes, de bañador aún no lo sabía jeje.